“Una compañía sin un WHY claro no tiene futuro, por lo tanto, para mi no es invertible” Gerard Olivé