Las Islas Canarias apuestan por una economía de impacto y que cumpla con los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Diálogos para la Economía de Impacto”, evento que organizamos junto al Gobierno de Canarias entre el 30 de noviembre y el 3 de diciembre, fue un punto de encuentro entre personas y organizaciones que impulsan el cambio en las Islas Canarias y un espacio de análisis y compartir ideas para impulsar un modelo económico de impacto y que contribuya al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas. 

“A medida que avanzamos nos damos cuenta de la importancia, cada vez mayor, de la economía de impacto. Desde Canarias queremos beneficiar un desarrollo más humano y que dé cumplimiento a los ODS”, remarcaba en la apertura del primer día Carlos Navarro, director de la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información (ACIISI). “Economía de impacto, emprendimiento social, inversión de impacto, ODS, etc., son conceptos que ya tienen que formar parte de nuestro vocabulario y de nuestro día a día”, enfatizaba Dunia Rodríguez, directora del Servicio Canario de Empleo, en la segunda jornada. 

En este sentido, “es fundamental que la parte social empiece a integrarse en la economía. Ya venía de antes de la pandemia, pero ahora se ha hecho más relevante que nunca”, recordaba Almudena Estévez, viceconsejera de Economía e Internacionalización del Gobierno de Canarias. “Nosotros desde el Gobierno de Canarias estamos trabajando una ley de economía social y cooperativas y buscamos reactivar el plan de emprendimiento con foco social”, explicaba Gustavo Santa Martel, viceconsejero de Empleo durante su intervención en el último día del evento. 

Las jornadas de “Diálogos para la Economía de Impacto” se dividieron en 4 días temáticos, en los que nos aproximamos a la temática desde la perspectiva de los diferentes agentes del ecosistema: 

  • Emprendedores y startups: Xavier Pont, nuestro cofundador, inició las conferencias con una aproximación al emprendimiento de impacto, recordando que este es un fenómeno que va de rentabilidad. “No estamos hablando de proyectos sociales ni filantrópicos, ni de papel del estado. Esto va de proyectos que son capaces de generar una rentabilidad económica, pero al mismo tiempo un impacto social y medioambiental en sus actuaciones”, remarcó Pont. ¿Cómo se consigue esto? Lo descubrimos de la mano de emprendedores de impacto como Miquel de Paladella (Jump Math), Oriol Fuertes (Qida), Pedro Hernández (Omnirooms), quienes nos recordaron que una de las cosas más importantes es que el impacto forme parte del modelo de negocio, que no haya que escoger entre rentabilidad e impacto. También nos explicó su experiencia Manel Alcaide (Visualfy), enfocada en la colaboración de los emprendedores de impacto con grandes corporaciones y cómo estas pueden ayudar a escalar los proyectos: “Pero es muy importante encontrar partners que estén alineados con tu objetivo de impacto”, advertía Alcaide. Esta primera jornada se cerró analizando el ecosistema canario de la mano de Manuel Ruiz de la Rosa (Emerge) y Jaime Cavero (Mentor Day).

  • Entidades sociales: Clara Navarro, nuestra cofundadora, iniciaba la segunda jornada analizando la importancia del tercer sector en esta nueva economía de impacto, pero remarcando la necesidad de transformarlo y hacerlo más sostenible: “El gran reto de las entidades sociales es cómo desarrollar nuevas formas de financiación y esto pasa por ofrecer propuestas de valor/servicios que se puedan monetizar”.  Como ejemplos de entidades que están trabajando en este sentido pudimos escuchar a Vanessa López (Fundación Quiero Trabajo), Silvia Sombria (Fundación Capacis) y Alex Pigem (Gudwud), quienes además de insistir en que para una entidad social es muy importante tener el impacto en el centro, pero buscar modelos de negocio para ser sostenibles, también puntualizaron en la obligación de comunicar para sensibilizar a la sociedad sobre la realidad que viven las personas a las que buscan ayudar. En la segunda mesa redonda, Sergi Capell (La Casa de Carlota), María Miranda (Ellas lo bordan) y Cristina Balbás (Escuelab) insistieron sobre esto y sobre cómo buscan tratar de acceder a financiación distinta a la de fondo perdido con el fin de poder sostener su impacto e incluso hacerlo crecer. En esta ocasión, cerraron la jornada Eugenia de León (ADEICAN) y Borja Monreal (SIC4Change) acercándonos la realidad del ecosistema social en las Islas Canarias.

  • Grandes corporaciones y pymes: Clara Navarro volvió a abrir la tercera jornada, esta vez con foco en el papel de la empresa en esta nueva economía de impacto y recordando como “los problemas sociales y medioambientales globales que nos preocupan como personas, también nos deben preocupar como empresas. Las compañías se verán afectadas por ellos y también pueden convertirse en agentes para resolverlos”. Para analizar cómo las empresas están enfocando este cambio hacia un modelo de negocio más de impacto, contamos con las experiencias en primera persona de Luis Casado (Repsol Impacto Social), Carol Blázquez (Ecoalf), Silvia Agulló (DKV), quienes destacaron algunos puntos interesantes como la necesidad de alinear el modelo financiero con el de impacto, ponerlos al mismo nivel e incluir los KPIs de impacto en los análisis, porque “lo que no se mide no se puede gestionar”. En la segunda mesa redonda de la jornada pudimos conocer cómo es la colaboración entre una startup de impacto y una gran corporación de la mano de Noelia Márquez (VEnvirotech) y Arnau Pi (Nestlé): “es una oportunidad para todos, aprendemos unos de los otros y nos ayudamos a resolver un reto, en nuestro caso, de impacto medioambiental”, explicaron. Una vez más, la jornada se cerró analizando el ecosistema Canario, esta vez de la mano de Alberto J.Ávila (CEOE Tenerife) e Iván Monzón (CEOE Gran Canaria).

  • Inversores y otros financiadores: en la última jornada contamos con Maite Fibla (Ship2B Ventures) quien enfatizó sobre los retos sociales y medioambientales a los que nos enfrentamos actualmente y cómo la inversión de impacto trata de resolverlos apostando por proyectos que tienen el impacto en el centro. “La inversión de impacto también busca rentabilidad, pero pone al mismo nivel los objetivos sociales y medioambientales”, enfatizó. Sobre esto profundizaron en la mesa redonda la propia Maite Fibla junto a Elisa Arenaza (Somos Rezinkers) y Carles Florensa (Catalana d’inversions 98), quienes además volvieron a remarcar la importancia de la medición para poner el impacto al mismo nivel que las finanzas. “Tener inversores de impacto ayuda a profesionalizar y medir el impacto al mismo nivel que las finanzas y tomar decisiones en base a los dos”, continuaban con este tema en la segunda mesa redonda Sergi Figueres (Worldcoo), Rafa Ferrer (Neki) y Guillermo Sarrias (Fundación Ship2B), desgranando un poco más como es la colaboración entre un inversor y un emprendedor de impacto, más allá de la aportación económica. Cerraba las jornadas Ione Aguilar (Sodecan), quien explicó que desde la entidad buscan ayudar a empresas que, por el momento que se encuentran o por el sector en el que se desarrollan, no pueden acceder a inversión convencional en Canarias.

Además, durante cada tarde los diferentes agentes tuvieron la oportunidad de asistir a un taller de trabajo en grupos reducidos. El primer día varios emprendedores pudieron hacer una primera aproximación a su teoría de cambio y plasmar su impacto, el segundo varias empresas de inserción y entidades sociales trabajaron aspectos relacionados con sus modelos de negocio y financiación, el tercero miembros de distintas empresas o pymes se acercaron más a su propósito y empezaron a considerar el impacto en sus estrategias, y el cuarto fue el día reservado al taller sobre la financiación.

¡Únete a la Impact Community!