Arancha Yánez tenía un objetivo: encontrar nuevos materiales que substituyeran al plástico que está contaminando nuestro planeta. Y así nace Feltwood, una empresa zaragozana que ha desarrollado una tecnología para fabricar materiales industriales completamente biodegradables y libres de tóxicos a partir de residuos vegetales agrícolas.

Óscar Longares, desarrollador de negocio de Feltwood, startup del Programa de Inversión y Aceleración Tech4Climate, explica que estos materiales “son una alternativa a los plásticos y la madera en muchas aplicaciones”. ¿Cómo se consigue? “A través de dos procesos industriales”, explica Longares. “En el primero tomamos los residuos vegetales agrícolas y los transformamos en lo que nosotros llamaos materia prima Feltwood, obteniendo como subproducto un fertilizante. Después tomamos esa materia prima Feltwood y la moldeamos en los productos finales de uso común”, detalla.

Con esa materia Feltwood se fabrica aislante, bandejas para frutas, etc. “Por ejemplo, un cliente con el que ya trabajamos es una empresa de Almería, que tiene muchísimo residuo de lechuga, nos han contactado para utilizar esos residuos y convertirlos en las bandejas donde luego van a ir esas lechugas que venden”, comenta Óscar Longares.

Feltwood cerró ronda de inversión hace dos meses y ha conseguido subvenciones por valor de 50.000 euros. “En este momento estamos centrados en el desarrollo de la patente y la validación industrial”, repasa Longares. En esa ronda de inversión tuvo mucha importancia su paso por Tech4Climate. “Gracias al Demo Day conocimos a nuestro inversor principal, recuerda el desarrollador de negocio de Feltwood, quien añade que el programa “también nos aportó mucha estructura, mucha confianza en que el producto era de gran calidad y que podía tener demanda en el mercado y, sobre todo, una metodología de trabajo”.