Luciano Balbo es fundador y presidente de Oltre Venture, primer fondo de inversión de impacto de Italia. Con más de 20 años de experiencia en los mercados financieros, en 2002 creó la Fundación Oltre, que ha desarrollado un conocimiento profundo del sector social en Italia. Tres años más tarde, fundó el fondo Oltre Venture, que invierte exclusivamente en empresas sociales que atienden las necesidades de las clases medias y bajas y presentan modelos creíbles de sostenibilidad, con el objetivo de realizar inversiones a largo plazo en beneficio de la comunidad.

 

 

Su experiencia en la inversión de impacto la ha plasmado en un libro titulado “Principles and Practice of Impact Investing: A Catalytic Revolution” pero en la entrevista, que tuvimos la oportunidad de hacerle en el marco del VI S2B Impact Forum, asegura que esa revolución se ha dado a medias. “La inversión de impacto está convirtiéndose en tendencia. Cada vez hay más fondos y más inversores, y eso es bueno. Pero el concepto de impacto es tan potente que todo el mundo quiere usarlo, y eso hace que pierda impacto social”. 

“Nosotros, los inversores, podemos crear impacto social y financiero. Con la elección de donde dirigimos nuestras inversiones le estamos dando valor a unas determinadas compañías. Por ello, si en vez de invertir en una compañía que te lleva la pizza a casa en media hora, lo hacemos en una compañía que puede mejorar la salud o la educación, estamos creando valor económico, pero también impacto social”, asegura Balbo. 

En esos sectores, salud y educación, además de proyectos para impulsar el desarrollo local, son los que invierte principalmente Oltre Venture. En este contexto, pone como ejemplo de gran éxito al Centro Médico Santagostino: “el servicio público de salud es muy pobre y nosotros estamos ofreciendo servicios ambulatorios de mucha calidad a precios similares al de ese sistema público. Este año ya ha conseguido 50 millones de euros de ingresos y estamos empezando a salir de Milán hacia otras ciudades”.  Hasta ahora, Oltre Venture ha invertido 40 millones de euros en 19 proyectos.

“En Italia éramos marginales hasta hace uno o dos años porque éramos el único fondo. Ahora se están creando fondos nuevos y se están generando nuevas oportunidades, lo que genera también más interés tanto desde la oferta como desde la demanda”, asegura Balbo, quien se muestra optimista respecto al futuro de este mercado en Italia y en el mundo. “Es muy difícil empezar, pero el mercado está creciendo y el interés de los inversores en este tipo de inversiones también”, remarca.