Repsol, a través de su Fundación, lanza “Repsol Impacto Social”, una empresa de inversión social dotada con 50 millones de euros. Esta entidad, que ha firmado una alianza con Ship2B y Open Value Foundation, invertirá y desarrollará una cartera de empresas sociales enfocadas en la transición energética y la inclusión de colectivos vulnerables de España.

Con esta iniciativa, Respol se suma a las grandes empresas que apuestan por el corporate impact venturing.  Xavier Pont, uno de nuestros cofundadores, explica el Corporate Impact Venturing como “un tipo de estrategia que utilizan las empresas para incorporar el impacto en sus planes de innovación a través de la relación con startups de triple rentabilidad: económica, social y medio ambiental”.

Xavier remarca la importancia que las grandes empresas le están dando a la inversión de impacto social y a la colaboración con startups. “Es el presente. Y pronto serán muchas más las empresas que destinen parte de sus recursos, económicos, humanos y materiales, a potenciar esa colaboración bidireccional con empresas de impacto social y medioambiental”, asegura nuestro cofundador.

A Ship2B se han aliado en los últimos años, además de Repsol, empresas como DKV, Banco Sabadell, Nestlé o Aigües de Barcelona, adaptando cada uno la metodología más acorde con su idiosincrasia y sus objetivos.

Así, por ejemplo, Repsol busca entrar en una fase inicial del desarrollo de startups sociales y ayudarlas a crecer y a ser rentables. La meta es que todas esas empresas sean económicamente sostenibles por sí mismas en el tiempo y que puedan así reinvertir sus resultados generados. El fondo priorizará cinco segmentos de actuación: cambio climático y reducción de emisiones; movilidad sostenible; economía circular; eficiencia energética; y productos ecológicos y servicios de inclusión rural.

Por su parte, Nestlé apuesta por las startups de impacto social y medioambiental para seguir avanzando en su propósito de mejorar la calidad de vida y contribuir a un futuro más saludable para las personas y el planeta. En su caso, lanzaron un reto relacionado con la nutrición y el medio ambiente al que se apuntaron más de 100 proyectos. Una vez analizados, se seleccionaron los que mejor podían afrontar los desafíos planteados y se han realizado con ellos mentorías y desarrollo de pilotos.

DKV, Banco Sabadell y Aigües de Barcelona optaron por acompañarnos en los programas de aceleración e inversión de Tech4Health, Tech4Social y Tech4Climate respectivamente, donde seleccionamos las mejores startups en cada uno de sus ámbitos y las acompañamos durante cuatro meses para trabajar junto a expertos que les ayuden a fortalecer sus proyectos, buscar sinergias y alianzas con las entidades del ecosistema y ser analizadas por nuestro equipo de inversión con el objetivo de recibir hasta 400.000 euros.

Estas colaboraciones refuerzan nuestra misión de fomentar una economía de impacto, apoyando startups, entidades sociales, inversores y ahora también empresas consolidadas, en proyectos que aúnen impacto social o ambiental y valor económico.