Sustainable Festival Challenge Startup week: los 9 proyectos seleccionados afinan sus propuestas para un Cruïlla 100% sostenible

El Sustainable Festival Challenge ha iniciado su primera fase, reuniendo por primera vez a los 9 proyectos seleccionados en una startup week celebrada en Barcelona este mes de mayo. Esta iniciativa -impulsada por el Festival Cruïlla, Damm y Barcelona Music Lab en alianza con Ship2b– tiene como objetivo lograr que el Cruïlla sea un festival 100% sostenible. Para ello, se ha convocado una convocatoria de innovación abierta en busca de proyectos de sostenibilidad que puedan ser implementados en próximas ediciones del Festival.

Las jornadas -desarrolladas en el Pier 1 de Tech Barcelona y en la Antigua Fábrica Damm- se han orientado a la puesta en común de las propuestas y la preparación de los equipos para aportarles las herramientas necesarias que les servirán para la definición de sus pilotos. A lo largo de tres intensos días de trabajo las startups han recibido formación y capacitación de la mano de los mentores y han explorado sinergias y vías de colaboración en diferentes dinámicas con el Festival Cruïlla y Damm.

El objetivo de Cruïlla de ser el festival más sostenible del país – y que se vehiculiza en el Sustainable Festival Challenge- tiene un peso específico en la estrategia del festival, con la implicación de su equipo directivo y el apoyo de Damm. La startup week ha sido la primera oportunidad para tomar el pulso a las propuestas y ha contado con la participación de Jordi Herreruela, director de Cruïlla, junto a otros representantes del festival: Olga Peñalba directora de marketing y comunicación y Josep Casellas, responsable de producción y operaciones. Por parte de Damm se ha contado con una buena representación del departamento de Transformación Digital con su directora Laura Gil, y de Jordi Torrent, manager de Open Innovation, en el que está enmarcado el Sustainable Festival Challenge, además de Maurici Olivé, Laura Larroya y Cristina Caña. También ha participado Alba Linares del departamento de RSE de la compañía. Por su parte, el equipo Ship2B -además de ocuparse del desarrollo del evento- ha  participado en las mentorías, contando incluso con la intervención de Clara Navarro, cofundadora y directora de Fundacion Ship2B. Mentores de prestigio como Genís Roca y Jordi Arias han participado también aportando formación en áreas tan cruciales como la colaboración con corporates o la definición del journey map.

Los representantes de Cruïlla y Damm exponen a las startups los retos del festival en su primera sesión conjunta.

Demo day: presentación de las propuestas

El trabajo de redefinición de las propuestas iniciado en la startup week culminará en el el mes de julio en un Demo Day en el que las startups presentarán sus proposiciones ante un jurado de expertos. Los proyectos que más se adecúen en sus planteamientos y viabilidad, serán los escogidos para para implementar sus pilotos en el Cruïlla 2023. A continuación, tendrán todo un año para trabajarlos y desarrollarlos con el acompañamiento de los organizadores del Sustainable Festival Challenge y Fundación Ship2B.

Los proyectos seleccionados

Las iniciativas escogidas en esta primera fase abordan desde distintas perspectivas el reto del Sustainable Festival Challenge, al que aportan sus propias soluciones:

Circoolar diseña, produce y confecciona ropa laboral y merchandising textil bajo principios de economía circular e impacto social, ofreciendo soluciones innovadoras y disruptivas en el modelo de diseño, confección y elaboración de las prendas con el objetivo de romper el paradigma de la ropa laboral.

Creast es una herramienta digital especializada en hacer los eventos sostenibles. Ofrece, de una manera económica y sencilla, abordar el ciclo completo de la sostenibilidad medioambiental analizando todas las fases del evento: preproducción, producción y postproducción. Ofrece soluciones específicas para esta industria sin comprometer la calidad de los eventos y ofrece la estimación, redución, medición y compensación de la huella de CO2.

EWM Vertederos es una empresa consolidada de tratamiento de residuos con sede en Zaragoza. Su propuesta para Cruilla se centra en la gestión in situ de los residuos orgánicos del festival que una vez compostado se destinaría a servir como fertilizante de los huertos urbanos de la ciudad.

Full & Fast ofrece soluciones para entregar energía portátil limpia procedente de baterías a usuarios que no disponen de otra forma de alimentación por su ubicación o por otras causas. Su propuesta se basa en la posibilidad de suministrar energía limpia en el evento.

Gravity Wave recoge residuos plásticos del mar, con la colaboración de pescadores locales, para poder transformarlo en productos de valor e involucrar a personas, empresas y entidades en este movimiento de unos mares libres de plástico. Su propuesta para el festival pasa por el ecodiseño de objetos como mobiliario y señalética que, además de retirar plástico del mar puede reutilizarse en ediciones posteriores.

Notpla fabrica packaging para alimentación altamente biodegradable, gracias a su tecnología basada en algas. Su planteamiento es reemplazar todas las cajas de comida para llevar en el festival por nuestras cajas recubiertas con filamento de algas en lugar de plástico.

Pack2Earth desarrolla materiales compostables a partir de plantas para fabricar envases que puedan desecharse en el contenedor de residuos orgánicos. De esta manera, fomenta la economía circular, ya que el residuo se descompone en compost que puede utilizarse para hacer crecer otras plantas. Su participación en el Sustainable Festival Challenge se enfoca en la creación de menaje que puede ser reutilizado y también compostado.

VasovenGo es un servicio de depósito y retorno de vasos y tapas reutilizables en su red de establecimientos adheridos que incorpora hábitos y criterios de consumo responsable, sostenible, justo y de comercio de cercanía. Su propuesta se basa en la fabricación de vasos reutilizables pero también biodegradables y compostables en condiciones normales del ambiente, gracias a su material que usa un 60% de cáscara de arroz del Delta del Ebro.

Voilá Bio produce menaje comestible de un solo uso cambiando el concepto de “usar y tirar” por “usar y comer”. Se trata de una opción sostenible a la vez que mejoran la experiencia gastronómica del consumidor. Su solución se centra en los cubiertos pero podría evolucionar a otros objetos de menaje.

¡Únete a la Impact Community!